...

Porque todos venimos de fábrica con un pequeño desequilibrio…

viernes, 10 de septiembre de 2010

Home sweet home

Corrí las cortinas, abrí los ventanales y respire… un nuevo aroma se apodero de mi olfato, viajó por mi sangre, se hizo visible en mis ojos, y se convirtió en sentimiento para éste que es el que mas entiende de esas cosas, mi corazón… El aroma jamás conocido hasta hoy de una casa propia, nuestra casa propia.
Y escribo esto a un minuto de haberlo experimentado, porque no quería que se me escape, quería dejarlo grabado. Y sigo escribiendo, sigo queriendo retener el olor y guardarlo en mi cabeza, porque este va a ser nuestro perfume, cuando alguien venga de invitado y al abrirse la puerta respire por primera vez, cuando prestemos algo de ropa y ella lleve nuestro aroma a un nuevo hogar…


Estoy de vuelta, con Internet, nueva casa y nuevo aroma…
Que tengan un excelente fin de semana…
!



12 comentarios:

  1. Felicidades!!! que lindo!!

    Feliz finde para vos!!

    ResponderEliminar
  2. El olor de lo nuevo, cuando es ''nuestro'', no tiene igual.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  3. Ey, qué bueno todo eso.

    Felicitaciones, nada mejor que un estreno y un buen aroma a hogar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ojo que el olor a depto propio se convierte en olor a depto sucio rápidamente cuando uno se duerme en los laureles. lo digo por experiencia.

    ResponderEliminar
  5. me quede sonriendo..
    de tanto soñar con lo mismo
    la casa propia



    felicidades.
    FELICIDADES!

    ResponderEliminar
  6. q lindo lo q escribiste...la verdad q si, debe ser lindo tener el olor a una casa propia. :)


    Saludos!
    El Huevón

    ResponderEliminar
  7. muchas muuuuuchas felicidades!!!
    nada como el propio hogar!!!
    besotes y ahora a disfrutar!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Hey! Qué excelentísima noticia!!

    Te felicito, pichona. No hay muchas sensaciones en el mundo parecidas, doy fe.
    Y uno tiene ganas de dar vueltas en el living, como abrazándose con su rancho, y sonriéndole como a un novio enamorado. A las paredes, las ventanas, los zócales, todo nos gusta, todo queremos.

    Fenomenal sensación.

    Que lo disfrutes mucho, mucho.

    ResponderEliminar